¿Plan de pensiones, es realmente un ahorro?

General

Los planes de pensiones están diseñados para la jubilación, aunque también pueden ser rescatados cuando haya una discapacidad, una dependencia o una muerte, y también, en  supuestos excepcionales de falta liquidez (enfermedad grave, paro de larga duración y a partir del año 2025 si este tiene más de 10 años de antigüedad). Son productos cuya finalidad es el  ahorro para cuando dejemos de trabajar.

Hay beneficios fiscales para las aportaciones a los planes, estas reducirán de forma directa la base imponible, es decir, si el tipo marginal es del 40% y se aportan  8.000€ a un plan de pensiones, en el momento  de presentar la declaración de  la renta, se ahorraran  3.200€. Pero se debe planificar cuidadosamente el rescate:

Si durante todos los años de aportaciones el tipo marginal ha sido elevado, supongamos el 40% y cuando se jubila o se rescata, el tipo marginal es bajo por ejemplo un 22%, habrá  disfrutado de un importante ahorro fiscal.

Pero si cuando se jubila o rescata el plan de pensiones, el  tipo marginal es elevado, por ejemplo un 45% -porque  tenemos una pensión de jubilación elevada o otros ingresos que globalmente son superiores a cuando trabajábamos-,  seguramente se habrá perdido dinero, mucho dinero, porque por un lado habrá un ahorro del  40%,  pero por el otro se pagará un 45%, tanto sobre el capital aportado, como sobre los intereses acumulados. Un plan de pensiones no es como un plan de ahorro o jubilación que sólo tributa sobre la ganancia o intereses generados, en este caso se tributa sobre la totalidad de la inversión más intereses o ganancias.

En el momento del rescate del plan de pensiones también se puede elegir si hacerlo en forma de capital -de una sola vez- o en forma de renta periódica, es importante hacer una buena planificación, ya que hay reducciones fiscales añadidas en función de las fechas de las aportaciones (anteriores o posteriores al año 2006).

Los planes de pensiones son muy interesantes  gracias a los beneficios fiscales que generan en el momento de realizar las aportaciones,  pero  se debe estudiar a fondo,  la  forma de cobrarlos, ya sea en forma de renta o bien capital y prever cuáles pueden ser los ingresos en la edad de jubilación para no salir perjudicados.